Crónica Maratón de Valencia 2017

El pasado domingo 19 de noviembre se celebró la Maratón de Valencia 2017. Se trata de la maratón más multitudinaria de España, en la que se dieron cita cerca de 20.000 maratonianos.

Esta prueba fue mi debut en distancia de Maratón, una prueba en la que tenía muchísimas ganas de debutar, y en la que me hubiera gustado hacerlo en 2016, pero una lesión a principios de año me dejó KO.

Cómo viví de primera mano esta carrera, me gustaría acercarte como lo pude vivir desde dentro, para que te hagas una idea de lo que pude vivir el fin de semana en esta maravillosa prueba.

Ambiente

El ambiente que rodea esta prueba es sencillamente brutal. Una prueba tan multitudinaria que cuenta con la presencia de tanta y tanta gente, tiene personas de distintas partes del mundo. En algunos casos con miles de personas como italianos que corrían cerca 1.800 italianos.

Desde el primer momento te das cuenta que estás ante algo de otra envergadura, y todo es a lo grande, pero siempre rodeado de personas que buscan vibrar con la fiesta del running.

Vayas por donde vayas de la ciudad, te encuentras con personas que van correr la misma distancia que tú, y eso hace que uno se sienta constantemente rodeado de familia.

Avituallamiento 

Es el mejor avituallamiento que he podido ver en una prueba. Durante la carrera, había avituallamiento cada 5kms, además de otro intermedio en el km 37,5. En total 9 puntos de avituallamiento en los cuales había agua, powerade, plátano y orejones. Además, en dos puntos intermerdios había para tomar un gel.

Al final de la carrera, en la meta te daban 2 plátanos, bolsa de 5 mandarinas, radler, agua, powerade, barrita energética y una bolsa de orejones entre otras cosas.

Organización 

Se trata desde un punto de vista totalmente personal por mi experiencia en esta y en otras pruebas:

  • Voluntarios: Una carrera como ésta, no sería posible sin ellos. Sin los miles de voluntarios que estuvieron al pie del cañón durante todo el fin de semana, para que todo saliera a pedir de boca. En todos los avituallamientos había decenas de personas, en todos los cruces…. todo perfecto.
  • Animación: La gran parte del recorrido de la carrera cuenta con una animación espectacular. La ciudad se vuelca para apoyar la maratón, y la música y la animación está presente a lo largo de todo el recorrido.
  • Kilometraje: A pesar de que a mí me salió cerca de 600 metros más que lo que es una maratón, todo estaba señalizado perfectamente con cárteles grande para saber en todo momento por dónde iba de la carrera.
  • Bolsa del corredor: Posiblemente sea la mejor bolsa de corredor que me han dado en una carrera. En el vídeo de la prueba que hay más abajo, podrás ver lo que nos dieron al recoger el dorsal, pero es que una vez acabada la carrera, la organización daba la medalla, manta térmica, bolsa de mandarinas, orejones, agua, powerade, barrita energética y muchas más cosas.
  • Entrega de dorsales: Para ser una carrera con tanta aglomeración de gente, la entrega fue relativamente rápida, y en lo que más se demoraba uno, era en recibir la pulsera para grabar la medalla, y en tener que bajar después de recoger el dorsal a por la camiseta.
  • Fecha: Bajo mi punto de vista, la fecha es idónea porque ya no hace altas temperaturas, pero a la vez todavía no ha entrado el frío en la costa levantina.
  • Medalla: A pesar de repetirse el modelo del año anterior, cómo no la corrí, la verdad que me gusta muchísimo y es precioso.
  • Grabación de medalla: Un servicio rápido y ágil para poder recordar siempre el tiempo que se hizo en la maratón.
  • Precio: Para acabar, decir que el precio es alto. Es cierto que es una maratón, que es multitudinaria, pero empezar pagando 45€ para acabar pagando unos días antes 90€, es un precio alto. Además, tienes que tener en cuenta que a dicho precio hay que sumar alojamiento y comidas.

Recorrido

Cómo ya es sabido, el recorrido de la Maratón de Valencia es bastante plano y recorre los principales puntos de la ciudad. La verdad que es una carrera “sencilla” porque no cuenta apenas con sube y bajas, lo que permite poder llear una velocidad media muy regular.

Mi carrera


En 2016 me había planteado correrla pero una lesión a principios de año me dejó fuera de juego. Por fin en 2017 parecía que iba a poderla correr, y aunque corro de forma regular, me propuse comenzar a prepararla de forma concienzuda desde finales de agosto, comenzando a realizar salidas largas los fines de semana en el pueblo por caminos y senderos para castigar menos las rodillas.

En estas salidas suelo salir sin agua y sin geles por lo que para las tiradas largas necesitaba de alguien que me acompañase, y quien sino éste iba a ser mi hermano que se quitaría horas de tiempo libre, de sueño y de estar haciendo otras cosas para acompañarme.

Una vez hecho todo el trabajo con tiradas de hasta 30kms, me veía preparado aunque con miedo para correr la maratón.

Ya en la línea de salida, los nervios que había ido teniendo las semanas anteriores desaparecieron, sólo quería que comenzase para poder correr y demostrar todo lo que había entrenado.

Al sonar el pito de salida, primero andando y después corriendo, daba los primeros pasos de lo que era mi primera maratón. Sabía que debía ser cauteloso para no querer ir más fuerte de lo que debía porque lo importante no es como se empieza, sino como se acaba y no podía acelerarme.

Los primeros metros alto más lentos, pero después ya comenzamos a coger ritmo y cada uno a encontrar su lugar. Mi idea era no escoger un grupo para seguir con ellos todo el camino, sino hacer mi carrera como la tenía pensada, y disfrutar de ella.

Tras pasas los primeros kilómetros, me encuentro bien, con ganas y veo que llevo un ritmo de 4,28min/km, noto que puedo ir más fuerte pero sé que no debo pasare de ritmo. Cuando me quiero dar cuenta, ya llevamos 8kms, aún quedan muchos pero me encuentro bien y decido mantener el ritmo. Al llegar al km 12 comienzo a sentir que tengo hambre, espero que comience a haber comida en los próximo avituallamientos porque si no podría pasarlo mal más adelante.

Finalmente, pasado el kilómetro 17 reparten geles, cojo uno y me lo tomo con agua para que pase mejor, me encuentro bien, se acerca la media maratón pero los cuádriceps me comienzan a molestar debido al esfuerzo de la semana anterior en la carrera Desafío Robledillo en la que vencí pero sé que eso no será suficiente para tumbarme.

Sigo adelante, y tras superar la media maratón decido ir restando kilómetros para acabar. Una buena táctica para ir más motivado. Lástima que llevaba 21kms, y aún no había visto a mi familia animándome en ninguna de las calles.

Por fin, en el kilómetro 24 veo a mi chica y a mi familia, esto supone un subidón enorme que hace que se empañen los ojos, y me lleve en bolandas hasta el kilómetro 26 sin que apenas me enteren. Quedan aún 16kms pero todo va sobre ruedas, y aunque duelen los cuádriceps, me encuentro fuerte para seguir adelante.

En seguida llega el km 30, jamás he corrido tanto y todavía me quedan muchos kilómetros hasta meta. El muro podría aparecer en cualquier momento, pero el domingo no era el día y sigo a mi ritmo marcado.

En los avituallamientos sigo bebiendo, llevo una botella siempre en la mano para cuidar la hidratación en todo momento, y cojo plátano en 3 de ellos, además de volver a tomar otro gel en el km 36. Ya solo quedan ocho y tengo unas ganas tremendas de llegar a meta.

Los últimos kilómetros sigo a mí mismo ritmo, la meta está cada vez más cerca y ya lo tengo en la mano. Disfruto los últimos metros a tope, doy mi botella de agua a un espectador, entro en la recta de menta con una alegría enorme, sabiendo que desde algún sitio me está viendo Lorena y mi familia, y que están felices por mí, levanto los brazos, le doy las gracias a mi padre por acompañarme en cada kilómetro de carrera. Esta maratón va dedicada a él, por enseñarme a no rendirme jamás, y la disfruto hasta entrar en meta y sentirme muy muy muy feliz.

Acabo la carrera en 3h12min35seg con un ritmo medio de 4,31min/km, prácticamente bordado a lo que había querido, y con ganas de volver a repetir esta distancia.

Apasionado de los deportes. Practico Running, Natación, Trail Running, MTB, Ciclismo, Fútbol y Padel.
MTB: Scott Scale 760.
Carretera: Giant Propel Advanced 1 2016
Iniciándome en el mundo del triatlón. Reto: IronMan.
Lo grabo todo con mi GoPro Hero 4 Silver,

Facebook Twitter LinkedIn Google+ YouTube  

Deja un comentario